Un nuevo estudio ha evidenciado que la vitamina E ayuda a disminuir los biomarcadores relacionados con el hígado graso y mejora la esteatosis -exceso de grasa en el hígado- cuando se combina con actividad física y se reduce la ingesta de grasas y carbohidratos.