La llegada del otoño y la bajada de las temperaturas lleva consigo un aumento de virus y bacterias, que aprovechan la vulnerabilidad de nuestro sistema inmunitario para atacarlo. Aunque la alimentación no cura ni resfriados ni gripes, algunos alimentos sí que puede ayudarnos a reforzar nuestro sistema inmune, hidratando las mucosas, que actúan como primera barrera de protección ante cualquier virus, y promoviendo el crecimiento y correcto funcionamiento células inmunitarias.

Los probióticos son aliados indiscutibles a la hora de proteger nuestro aparato digestivo de microorganismos nocivos. Al actuar directamente en el microbioma intestinal mejoran la digestión y la función intestinal. No obstante, presentan muchos más beneficios para la salud que detallamos a continuación.

Suplementos alimenticios con probióticos y arándano pueden prevenir las infecciones de orina

Suplementos alimenticios a base de arándano y determinadas cepas de probióticos pueden reducir significativamente las infecciones recurrentes del tracto urinario (ITU) en mujeres premenopáusicas, así como acortar su duración y disminuir la necesidad de tratamiento con antibióticos. Estas son las principales conclusiones de un estudio que se ha publicado recientemente.

Probióticos

Un nuevo estudio sugiere que consumir cepas de determinados probióticos puede ayudar a la pérdida de peso en niños con obesidad. Los resultados acaban de presentarse en el 58º Encuentro Anual de la Sociedad Europea de Endocrinología Pediátrica, celebrado en Austria.

Complementos alimenticios a base de cepas de probióticos y/o determinadas sustancias que ayudan también a regular los microorganismos intestinales pueden contribuir a aliviar los síntomas de la ansiedad. Así lo sugiere una revisión de estudios que se acaba de hacer pública.

 

Una combinación de determinadas cepas de probióticos ha demostrado ser beneficiosa en la colitis ulcerosa y a la hora de prevenir los posibles efectos secundarios causados por una medicación. Así se desprende de un metaanálisis publicado en The World Journal of Clinical Cases.

 

Una revisión sistemática en base a estudios clínicos ya disponibles ha puesto de manifiesto que el consumo de probióticos podría disminuir el uso de antibióticos en caso de infecciones agudas comunes.

 

Un nuevo ensayo clínico ha demostrado que ingerir una combinación de diferentes cepas de probióticos puede ayudar a frenar la diarrea en individuos que están recibiendo quimioterapia. Los resultados se han hecho públicos en el Congreso de la Sociedad Europea de Oncología Médica celebrado recientemente en Múnich.

Tomar probióticos ayuda a mantener una buena salud ósea en mujeres de edad avanzada tal y como acaba de publicar el Journal of Internal Medicine, a partir de un estudio realizado por la Universidad de Gotemburgo.

Una nueva investigación concluye que los probióticos podrían retrasar la aparición de una posible intolerancia al gluten en niños. Los datos se acaban de hacer públicos en el International Celiac Disease Symposium celebrado recientemente en Nueva Delhi (India).



Página 1 de 2