El extracto de mango se ha usado históricamente con fines medicinales para tratar problemas de salud como la diabetes, la malaria, enfermedades del sistema digestivo o como tratamiento para heridas y quemaduras. Un nuevo estudio evidencia que también puede ser eficaz para mejorar ciertos aspectos cognitivos como la atención y la memoria episódica.

La vitamina B9, también conocida como ácido fólico, ayuda al mantenimiento y a la creación de nuevas células, por lo que ejerce una función vital en el crecimiento celular y, muy especialmente, durante la infancia y el embarazo. Mientras que los expertos recomiendan tomar ácido fólico durante el primer trimestre, nuevas evidencias científicas han demostrado que la suplementación continua de ácido fólico durante todo el periodo de gestación mejora el rendimiento cognitivo de los niños.