Una investigación evidencia que una mayor ingesta dietética de ácidos grasos omega-3 podría ayudar a reducir el deterioro cognitivo relacionado con la depresión en jóvenes y adolescentes y, por tanto, a mejorar su calidad de vida.

El sueño reparador es una asignatura pendiente para muchas personas. Según la Sociedad Española de Neurología (SEN), un tercio de la población en nuestro país tiene problemas para conciliar el sueño, lo que además de no descansar correctamente puede conllevarnos problemas de salud a largo plazo. Seguir unos hábitos de vida saludables se considera esencial para poder dormir bien, y entre ellos se encuentra la alimentación. Algunos alimentos contribuyen a la síntesis de neurotransmisores que intervienen en la vigilia y el sueño.