Un estudio afirma que las personas con antecedentes de infarto de miocardio (IM) podrían reducir sus posibilidades de enfermedad cardiovascular prematura (ECV) y mortalidad por todas las causas al consumir magnesio en la dieta.

Un equipo de investigadores del Hospital e Instituto de Investigación Germans Trias i Pujol y del Instituto de Investigaciones Médicas Hospital del Mar (IMIM) se han planteado una posible afirmación a esta pregunta. Los resultados del estudio ha sido publicado en el Journal of the American College of Cardiology.